3. Teatro hasta el fin de la dictadura
3.1. Alternativa realista
3.1.1. Lauro Olmo
3.1.2. Martín Recuerda
3.2. Alternativa alegórica (el teatro subterráneo)
3.2.1.José Ruibal
3.2.2. Martínez Mediero.
2. Del realismo al simbolismo: el teatro hasta el fin de la dictadura.
En la década del sesenta continúan representándose con éxito las obras comerciales de Alfonso Paso, Jaime Salom y Jaime de Armiñán. Frente a ellos encontramos autores que buscan salidas comprometidas:
2.1.- Alternativa realista: Una serie de autores nacidos altrededor de 1925, a los que se les llama La generación perdida o La generación realista. Comparten los siguientes rasgos:
TEMAS: Son iberistas, hacen de España su tema, con las siguientes peculiaridades:
- Tono crítico.
- Alejamiento del costumbrismo.
- Concepción dialéctica de la realidad.
- Gusto por los siguientes asuntos: Injusticia social, vida del proletariado, hipocresía social, crueldad de las llamadas 'buenas costumbres'...
LENGUAJE: Violento, directo y desafiante. Toman postura frente al lenguaje oficial.
FORMAS DRAMÁTICAS: Viejas fórmulas del teatro español ( sainetes, farsas, dramas rurales...) pero con un punto de vista crítico, no popularista.
AUTORES: Lauro Olmo La camisa (1962), Martín Recuerda Las salvajes en Puente San Gil (1963), Carlos Muñiz El tintero (1960).
2.2.- Alternativa alegórica: Un poco posterior a la realista. El autor codifica un mundo de forma alegórica, para que el espectador lo descodifique de forma crítica. A veces las obras se vuelven demasiado herméticas.
CARACTERÍSTICAS:
- Destrucción del personaje: Se transforma en un esquema intencional para provocar respuestas en el espectador.
- Acción y lenguaje parabólicos.
- Invasión de la escena por objetos simbólicos, que no son parte del decorado, sino elementos esenciales (jaulas, tazas de váter...)
AUTORES:
José Ruibal Su majestad la sota, Martínez Mediero Las planchadoras .
2.3. El teatro pánico: Mención aparte merece el teatro de Fernando Arrabal, que ha desarrollado la mayor parte de su obra en Francia. Su teatro está a caballo entre el vanguardismo y la provocación. Algunas de sus obras: Pic-nic, El laberinto, El triciclo...