EL TEATRO EN EL EXILIO
Max Aub: (1902-1972): Nació en París. Con 12 años llega a Valencia, donde más tarde trabajaría como representante comercial. No se considera miembro de la Generación del 27. Durante la Guerra Civil participó en el bando republicano, lo que le llevó al exilio en Francia y más tarde África. En 1942 se establece en México, donde fallecerá a los 70 años.
En su teatro, Max comienza con obras vanguardistas, como “Crimen” y “Espejo de avaricia”, pero luego en el exilio escribe un teatro testimonial comprometido con la realidad: “San Juan”, “Morir por cerrar los ojos” o “El rapto de Europa” entre otros.
Es tremenda la fuerza con la que Aub construye sus dramas, fabricados con testimonio de su propia experiencia y sufrimiento.
Aub escribe un teatro vanguardista que se anticipa a otros dramaturgos de su generación, como Lorca, etc. Un teatro con formalismo, estilización de lo clásico, farsismo, subjetivismo extremo y satirismo. Bajo el signo de la vanguardia, Aub es uno de los primeros en abrir en España la brecha de lo que luego se denominaría “teatro deshumanizado”. La temática de esta etapa es la del teatro europeo del momento: el aislamiento del hombre y su incomunicación. La comunicación parece imposible; inútil es también el esfuerzo del hombre por aprehender las realidades exteriores y más inútil aún el esfuerzo de ahondar en su propia intimidad: es el problema de la disolución de la personalidad. Es este primer teatro de Aub, un teatro antirrealista.
OBRAS:

“El desconfiado prodigioso”: (1924) De género vanguardista, es su primera obra de teatro experimental.
“Espejo de avaricia”: (1927) Es una farsa sobre la figura del eterno avaro, caricatura del de Molière en los tiempos modernos. Tampoco las cosas son lo que parecen porque dónde menos te lo esperas, salta la liebre. Próximo a Molière en lo caricaturesco, el expresionismo de la obra la acerca a las vanguardias europeas.
“Narciso”: (1928): Teatro vanguardista del mito. El mismo Max decía que no estaba pensada ni escrita para ser leída, sino que estaba hecha para la escena y viene a ahogarse en el libro.
“San Juan”: (1943). acaso su mejor drama, se ambienta en 1938. Trata el naufragio de este barco ante la indiferencia de las autoridades. En sus bodegas -escenario de la obra- morirá un grupo de judíos no acogidos en ningún puerto. Las víctimas pertenecen a diversos niveles sociales: del banquero prepotente al niño indefenso.
“Morir por cerrar los ojos” (1944): EL propio Max habla así de este libro que trata sobre el exilio tras la guerra: “"La grandeza del español arranca de ahí, de creerse caballero andante, saberse loco y no estar muy convencido en el fondo de cuál es la verdad y luchar y morir, por si acaso, por esa idea grandiosa y apalear a los bergantes que se ríen de ello. Creer en el valor de la palabra sabiendo que no es más que una palabra. Morir por la libertad en un país que no la había conocido más que de oídas”.
“El rapto de Europa”: El puerto de Marsella, a orillas del Mediterráneo, punto clave en las rutas de escape para refugiados y perseguidos durante la segunda Guerra Mundial, sirve de escenario para esta singular pieza en tres actos donde Max Aub (1903-1972) recrea el drama de la persecución y el cautiverio de una serie de personajes congregados por sus circunstancias a la espera de una oportunidad de escape a la libertad.
“Deseada”: Narra el encuentro de una madre y una hija separadas por una serie de desencuentros. Ambas se reprochan mutuamente la muerte de Pedro, novio de la madre, además de la falta a la memoria del padre. La realidad, que el autor nos irá desvelando con el recurso de ir hacia atrás, como en la película Memento es muy diferente de lo que ambas piensan.
“El cerco”: Homenaje al Che Guevara
“No” se ambienta en 1951, en la estación de un pueblo alemán, dividida en una zona soviética y otra americana. Sus 57 personajes sufren la dificultad de cruzar de zona y encontrar a sus familiares, o de huir de la realidad presente. Se critican ambos sistemas -capitalista o comunista- y termina con el suicidio de una mujer, al no reunirse con su pareja, y con la huida de un matrimonio.
Alejandro Casona:
(1903-1965) fue un dramaturgo y poeta español perteneciente a la Generación del 27. Se le suele enmarcar dentro de la corriente denominada "teatro poético", heredera del Modernismo (literatura en español) impulsado por Rubén Darío. Por su estilo lírico y sentimental, su producción dramática también se relaciona a veces con la del malogrado Federico García Lorca.
Maestro de profesión, su firme vocación pedagógica -inspirada claramente en el ideario de la Institución Libre de Enseñanza- y su defensa de los valores progresistas, quedaron de manifiesto en proyectos de difusión de la cultura popular como las llamadas Misiones Pedagógicas creadas durante la Segunda República Española, en excelentes adaptaciones teatrales y narrativas para niños y jóvenes, y en la gran mayoría de sus creaciones dramáticas originales. Marchó al exilio a raíz de la Guerra Civil Española y, tras pasar por México, se estableció una larga temporada en Argentina. En este país gozó de notable éxito de crítica y público. No regresó definitivamente a España hasta 1962.
En 1931 dirige el "Teatro del pueblo" o "Teatro ambulante", que llevó los clásicos españoles a lugares apartados de la Península, adaptando textos como Sancho Panza en la Ínsula o el Entremés del mancebo que casó con mujer brava.
El teatro de Pedro Salinas sorprende por sus planteamientos y su forma vanguardista, absurda, policiaca o de ciencia ficción. Es heredero de Unamuno y del Quijote, obras que completa con la esencia de su poesía.

OBRAS:
“La sirena varada”: Con esta obra ganó el Premio Lope de Vega (1933). Narra la historia de Ricardo y la Sirena María, que fracasan al intentar vivir en un castillo. A María la explota un director de un circo. Cuando quedó embarazada aceptó instalarse en la realidad.
“Nuestra Natacha”: Representaba la experiencia pedagógica de esta doctora en el reformatorio donde ella se educó. Su ternura y bondad le valen el afecto de las muchachas y la suspicacia de las autoridades, que impiden su proyecto. Ayudada por sus compañeros, repite la experiencia con éxito, comprometiéndose con sus discípulas. La obra no cayó en un sentimentalismo fácil y fue un éxito y una lección para una sociedad anquilosada.
“El Director”, sobre un enigmático y atractivo personaje que persigue la Felicidad para un grupo de personas. Entre ellas se encuentra la recién llegada secretaria, que, desconcertada, asesina al Gerente del Director, acabando con las vidas de ambos.
Exiliado desde 1943, escribe “Judit” y el tirano, variación sobre el tema bíblico. Judit perdona la vida al Regente, por ver en él un hombre antes que un símbolo.
De las doce obras breves en un acto, Caín o una gloria científica muestra su carácter humanista: un científico pide la muerte para no colaborar con un régimen injusto y beligerante. Su futuro hijo será el vencedor de la lucha.
Homenaje a Carlos Arniches será “La estratosfera.” Vinos y cervezas, en que Álvaro conquista a Felipa en una taberna madrileña, hacia 1930, persuadiéndola de que cierto chulo no es el señorito que la abandonó años atrás. Álvaro refleja su amor y sacrificio evangélico.
“Los santos” acaso sea su mejor obra corta: un grupo de republicanos escapa del fusilamiento cuando unas estatuas de santos asumen su destino.
Rafael Alberti: (1902-1999). Gran escritor gaditano, especialmente reconocido en su poesía, perteneció a la Generación del 27 y está reconocido como uno de los mas preciados literatos de la “Edad de Plata” de la literatura española. Esto se ve reflejado en la cantidad de premios y reconocimientos que recibe.
Tras la Guerra Civil tuvo que exiliarse a Buenos Aires y Roma, puesto que apoyó al Partido Comunista y se declaró libremente antifascista. Volvería a España tras la muerte del dictador.
El teatro de Alberti no busca hacer un teatro de evasión, como muchos otros autores después de la Guerra Civil. Alberti trató temas intensos, reflejados de la realidad cotidiana pero dura. La violencia de sexos, que no formó parte de la actualidad mediática hasta mucho después, así como la represión y la falta de libertad, son los ejes sobre los que pivota el argumento.
OBRAS:
“El hombre deshabitado” (1930), auto sacramental: el Hombre pasa de la Nada a la Conciencia; de aquí a la Tentación, a la Muerte, y, por fin, a la Nada de que procede. El nihilismo del auto y sus decorados expresionistas son fruto de una crisis del autor.
“Fermín Galán” (1930), teatro de propaganda repúblicana, representa la vida de este héroe. En su día no tuvo éxito.
“De un momento a otro” , En plena guerra civil (Buenos Aires, 1942). Trata la muerte de Gabriel por la Libertad, tras conocer su condición obrera y solidarizar con su clase.
“El adefesio” (1944) se retocó en 1972. Elabora un recuerdo del poeta: Altea muere -o se suicida- tras vivir apartada de su amado Cástor. Gorgo, siniestra anciana, revela que ambos son hermanastros y consecuencia de un viejo incesto. La obra se desarrolla entre personajes sórdidos de tono expresionista.
“Noche de guerra en el Museo del Prado” (1956) es un aguafuerte. Como collage, superpone la Guerra de la Independencia, la Guerra civil y otras escenas. Dialogan Goya y Picasso entre obreros, enanos de Velázquez, muertos de las guerras, miserables y personajes del pueblo. Se cierra con la ejecución de la reina María Luisa, amante de Godoy, y la del Generalísimo. Juzgaba a Franco como responsable de la guerra. Destaca la ambientación y fusión de personajes y situaciones.


ALGUNOS DATOS FUERON EXTRAÍDOS DE:
http://www.spanisharts.com/books/literature/tentreg.htm