PRESENTACIÓN A MODO DE RESUMEN





1.3. LA COSMOVISIÓN ROMÁNTICA

El Romanticismo fue en primer lugar una cosmovisión o forma de entender el mundo y la sociedad, es decir, una determinada visión de la realidad que rodea al ser humano (no solamente una tendencia o escuela artístico-literaria). Aunque no esté claro lo que el romanticismo quería, sí lo está lo que combatía: el término medio. Todo su contenido era un credo extremista. Los artistas y pensadores románticos se encuentran en la extrema izquierda, cómo el poeta Shelley, o en la extrema derecha, como Chateaubriand y Novalis, saltando de la izquierda a la derecha como Wordswordth, Coleridge y numerosos partidarios desilusionados de la Revolución francesa, saltando de la monarquía a la extrema izquierda como Víctor Hugo, pero rarísima vez entre los moderados o liberales del centro racionalista. No sería excesivo llamarle “credo antiburgués”, ya que el elemento revolucionario y conquistador de las promociones jóvenes fascinaba también a los románticos. Napoleón se convirtió en uno de sus héroes míticos, junto a Satán, Shakespeare, el Judío Errante y otros pecadores más allá de los límites ordinarios de la vida. El elemento demoníaco en la acumulación de dinero del capitalismo, la ilimitada e ininterrumpida aspiración a tener más, por encima de todo cálculo y todo freno racional, la necesidad de grandes extremos de lujo, les encantaba. Algunos de sus héroes más característicos, Fausto y Don Juan, compartían su implacable ansiedad.



1.4. CARACTERÍSTICAS:

1.4.1. MANIFESTACIONES DEL INDIVIDUALISMO ROMÁNTICO
.- El individualismo se ve favorecido por los acontecimientos de la época: por ejemplo, los avances técnicos que siguen a la revolución industrial inglesa (s. XVIII) o los derechos políticos que se generalizan tras la Revolución Francesa (1789). El individualismo se entiende como el sentimiento que todo ser humano tiene de sí mismo y de su “yo”, de sus diferencias para con los demás. Este individualismo se manifiesta en dos planos:

1.4.1.1. EN EL PLANO SOCIAL: Se favorece lo individualizado, lo que tiene color local y carácter propio. Este gusto por lo popular, lo representativo y lo “típico” facilitará el desarrollo del costumbrismo (Estébanez Calderón o Mesonero Romanos).
Proliferan los regionalismos y los nacionalismos (nacidos políticamente como sistema de oposición a los imperios del Antiguo Régimen en Europa): Lord Byron en Grecia, casos de Italia, Irlanda, Hungría, Serbia, Croacia, Alemania, Polonia, etc. Paralelamente, se da un auge de las lenguas y literaturas vernáculas (Cataluña, País Vasco y Galicia)

1.4.1.2. EN EL PLANO PERSONAL: Los románticos están convencidos de que lo que nos diferencia de los demás reside en nuestro interior, y no en las apariencias externas. Su individualismo llevará muchas veces a que el artista adquiera una actitud “endiosada”: el artista llegará a considerarse la cúspide de su sociedad, casi dotado de poderes mágicos y conocimientos ocultos.
Como consecuencia directa del individualismo romántico, se desarrolla en gran manera el subjetivismo:
Tan importante es la subjetividad para el romántico que puede decirse que no le importa el mundo, la realidad, sino “la impresión que el mundo, la realidad le producen”. El romántico se interesa especialmente por todo lo que le impacte de modo especial: la grandeza, lo peligroso, lo deforme, el mar, las tormentas, la muerte, la pasión, los monstruos...
Por otra parte, del subjetivismo romántico se desprende el deseo de sinceridad que el artista tiene cuando comunica sus sentimientos a través de la obra de arte. El arte es la expresión de la vida interior del individuo. La literatura romántica es exhibicionista e impúdica. En este sentido, los sentimientos mostrados suelen ser negativos: el artista romántico expresa la imposibilidad de vivir su ideal en el presente. La existencia entonces pierde valor y aparece el deseo de morir, la melancolía, la soledad, etc.
De este deseo de sinceridad que muestra el artista romántico nace la repetida confusión que en literatura suele producirse entre el “yo-autor” y el “yo-narrador” (relato) o “yo-hablante lírico” (poesía). Si el primero pertenece a la realidad histórica, los segundos pertenecen a la ficción artística (dos planos que el escritor romántico se afana en confundir con sus deseos de sinceridad).

1.4.2. IRRACIONALISMO.- Éste es uno de los rasgos más novedosos del Romanticismo frente al pasado. Frente al racionalismo universalizador del s. XVIII (la razón como única fuente de conocimiento de lo universal y lo genérico), los románticos se declaran fuertemente irracionalistas. Influidos por el pensamiento de Fichte, Rousseau, Herder, etc., creen que la fe es una forma de conocimiento superior, un conocimiento que no requiere siquiera del examen empírico previo. Por otro lado, los románticos se declaran enemigos de toda generalización o abstracción. Así, por ejemplo, se repudian las preceptivas artístico-literarias tan en boga en el s. XVIII o cualquier otro tipo de normativa.
Como consecuencia de todo ello, se concibe el arte como una actividad portadora de un significado oculto y misterioso, superior, no racional. El escritor romántico intenta expresar de forma inteligible lo que, en suma, es irracional. De ahí que un motivo recurrente en la literatura romántica sea la incapacidad expresiva de las palabras, sobre todo en el caso de la poesía (Bécquer, Espronceda, etc.)
Como las palabras son un mecanismo expresivo insuficiente o inexacto, el artista romántico recurre frecuentemente a los símbolos: la luna, el mar, las cumbres montañosas, la noche, el silencio, las ruinas, etc., son los más frecuentes. El uso de este tipo de símbolos hace que el arte romántico manifieste una fuerte tendencia al paisajismo. Pero el paisaje no es sólo una referencia a la realidad circundante, sino que, sobre todo, se traza un correlato subjetivo entre éste y los sentimientos que el artista intenta comunicar/expresar. El entorno, el mundo y la realidad tienen siempre un significado oculto.
Formalmente, la estética romántica es iconoclasta, es decir, tiende a la innovación y a la ruptura de las tradiciones y convenciones del pasado (en especial las de las preceptivas artístico-literarias del siglo XVIII). Los románticos tratan de proyectar el espíritu del artista en la materia y en la forma del objeto artístico. Por eso, tienden a mezclar el verso y la prosa, lo trágico y lo dramático en el teatro. En la poesía, por su parte, aparece el poema narrativo, que se confunde muchas veces con el relato breve y que da lugar a la leyenda.

1.4.3. HISTORICISMO: Frente al espíritu generalizador y normativo del s. XVIII, el Romanticismo intenta conocer y dignificar todo lo concreto.
Así, por ejemplo, los ilustrados consideran que el hombre se proyecta en el tiempo y el espacio sólo a través de la razón. El ser humano es, para ellos, una realidad abstracta y genérica. En cambio, los románticos consideran a cada ser humano -no al ser humano en general- como algo irrepetible que está en un determinado contexto espacio-temporal también irrepetible. Como el hombre, para el romántico, también cada momento de la historia es único.
Buena parte de la producción artística romántica está ambientada en determinados momentos del pasado, en especial la Edad Media y el s. XVII en España (W. Scott y la novela gótica, Don Juan, los romanceros, etc.), que pasan a ser vistos como “tiempos dorados”. Los hechos históricos forman el telón de fondo de la historia, lo que da mayor verosimilitud a la trama argumental. El pasado se enfoca a menudo como un tiempo en el que valores como el honor, etc., tenían vigencia. Se suele ver en ello una especie de “escapismo” del artista frente al desagradable presente. La temática historicista se desarrolló en la poesía narrativa y, sobre todo, en la novela: la llamada “novela histórica” es una forma narrativa originada en esta época.

1.4.4. LA LIBERTAD: Frente a la vigencia de las preceptivas, modelos, reglas y academias en el s. XVIII, el artista romántico se declara absolutamente libre y transgresor. El concepto de “creación” sustituye al de “mimesis”. El romántico se concibe como un ser libre, que se manifiesta como un querer ser y un buscador de la verdad. No puede aceptar leyes ni sumisión a ninguna autoridad. Muchos románticos heredaron la crisis de la conciencia europea que la Ilustración provocó al cuestionar, en nombre de la razón, los dogmas religiosos.
La inspiración es, entonces, el motor de toda creación artística; pero, a su vez, esa inspiración romántica se rige por los instintos del artista. Tal vez se deba a ello el predominio que, durante el período romántico, se da de la poesía, las cartas y las memorias frente al teatro y al relato.
Por otra parte, y como otra de las consecuencias del culto a la libertad, el artista romántico suele ser, no sólo un innovador en el terreno artístico, sino también un revolucionario en lo socio-político. Tras su exigencia de libertad absoluta reside el intento de romper con todas las convenciones estéticas y sociales de su época. Ejemplos de ello son Lord Byron en Inglaterra o Espronceda y Larra en España.

1.4.5. DESENGAÑO Y DESILUSIÓN. LA HUIDA: Como norma, el romántico es un inadaptado, alguien que se siente constantemente solo e incomprendido, caracterizado por sentimientos negativos como la depresión, el desencanto, la melancolía o la decepción.
Se trata, en todo caso, de respuestas pasivas del “yo” ante el mundo-realidad y, que, con bastante frecuencia acaban acercándose a la muerte (Larra, Byron, Mary Shelley, etc.), la desesperación o la locura.
Otras veces estas respuestas pasivas se traducen en actitudes distantes ante ese mundo que les disgusta, resultado de una visión a menudo maniquea de la realidad: humor, ironía, desprecio, sarcasmo, chiste... o la huida:
- Hacia el pasado: medievalismo.
- Hacia el futuro: Julio Verne.
- En el espacio: exotismo-orientalismo.

1.5. LA HERENCIA ROMÁNTICA: Las actitudes románticas continúan manifestándose en literatura, música, pintura, etc. El término se sigue utilizando y sus connotaciones han evolucionado, a veces para banalizarlo. El advenimiento de la modernidad está contenido en el Romanticismo, por cuanto este supuso una regeneración o una reconstrucción frente a la decadencia estética del Neoclasicismo. Pero el Romanticismo no sólo supuso la irrupción de la modernidad a principios del siglo XIX, sino la creación de la esencia de lo moderno incluso tal como se entiende hoy día, por cuanto legitimó la libertad de la forma artística, concibió al hombre como una unidad en el seno de una unidad superior, y le hizo aspirar al infinito mediante la reconciliación de su mundo interior con el mundo exterior. Todo el arte actual deriva en cierto modo de la revolución que supuso el Romanticismo. La clave unificadora del romanticismo radica en que éste invierte el orden de aproximación humana a la realidad. El individuo modela el mundo, lo interior condiciona lo exterior sin admitir nada que de fuera constriña el Yo. Este deseo de libertad ha presidido el proceso libertador del mundo actual hasta hoy mismo: liberación del individuo frente a la sociedad, de la mujer frente al hombre, de la región frente a la nación, de la colonia frente a la metrópoli y del obrero frente al burgués. Liberación en la palabra, admitiendo lo vulgar y aun lo soez. Liberación en la religión, admitiendo la convivencia de cultos. Liberación en la educación, permitiendo el desarrollo de la personalidad. Pero toda esta liberación tiene un precio, que suele ser un hondo sentimiento de soledad y vacío. Romper con un orden, con una seguridad, con una obediencia lleva consigo ese doloroso desgarramiento en que el individuo se encuentra de pronto consigo mismo, sin nadie más. Aquí radica sin duda el pesimismo, la angustia, la melancolía, el "mal del siglo" con su insatisfacción imposible de colmar, que tan admirablemente expresaron los románticos y tras ellos sigue expresando la cultura occidental moderna
De una u otra forma, el Romanticismo afectó a todos los órdenes de la vida. Con él se invirtió la relación entre el ser humano y la realidad que le rodea. Desde el Romanticismo será el “yo” del individuo, su interioridad la que domine y modele el mundo exterior y no al revés. Ese dominio sobre el mundo es lo que, según los románticos, hace libre al ser humano.

Fuentes de la página:

desocupadolector.net